Casa Central:

¿Qué personas son más propensas a tener problemas en los pies?

La hiperqueratosis o callos son un proceso generado por el aumento de la presión en zonas concretas de los dedos.
Existe una gran heterogeneidad de pacientes que padecen esta reacción, siendo los más susceptibles las mujeres de entre 40 y 70 años, amas de casa, deportistas, profesionales que pasan mucho tiempo de pie o personas diabéticas de tipo 2.

Read More »

¿Cuáles son las dolencias podológicas más frecuentes?

Cuando se piensa en cuidados corporales, rara vez, los pies son una parte que se tenga en cuenta. Esto lleva a que frecuentemente se generen problemas que pueden resultar incómodos y dolorosos. La zona de los pies necesita de atenciones específicas, ya que son los encargados de llevar el peso completo del cuerpo. A continuación, te contamos cuáles son las dolencias podológicas más comunes y qué cuidados se requieren.

Cuando se habla de dolencias podológicas, las principales causas suelen estar vinculadas con problemas con el peso, la humedad o la presión del calzado, o también con una tendencia de la persona a contraer infecciones en los pies.

Dolencias podológicas más frecuentes

  1. Callos: Es una dureza que se produce en la capa externa de la piel para defenderse ante una presión, irritación o fricción constante. Esta lesión consiste en un engrosamiento de la piel.
  2. Pie de atleta: es una infección causada por un hongo que crece entre los dedos o plantas del pie, debido a ser áreas cálidas y húmedas. Genera molestias como picazón, enrojecimiento, grietas blancas y escamas. Suele aparecer por andar descalzo en suelos contaminados o húmedos.
  3. Juanetes: es un bulto que surge en el dedo gordo del pie, principalmente, a causa de la presión de un calzado ajustado.
  4. Metatarsalgia: es una afección producida en el metatarso o bola del pie, que trae dolor e inflamación. Puede deberse a una deformación del pie, un calzado ajustado o por realizar ejercicios físicos.
  5. Ampollas: son una lesión en la piel que aparece por una presión frecuente o por sudoración excesiva en la zona de los pies.
  6. Sequedad cutánea: se trata de un exceso de sequedad en la piel, que puede traer sarpullido y agrietamiento. Esta falta de sudoración puede vincularse con estrés, calor, enfermedades neurológicas o deshidratación.
  7. Exceso de transpiración: esta sudoración excesiva o hiperhidrosis sucede cuando el cuerpo produce más sudor de lo que necesita fisiológicamente para la regulación de su temperatura.

¿Qué puedes hacer para prevenir o tratar estas dolencias podológicas? En principio, es recomendable que elijas calzado cómodo que se adapte a tu tipo de pie, para evitar exceso de presión, y utilizar medias de algodón suaves. También debes recordar mantener tus pies hidratados y limados. Para un tratamiento más profesional, consigue la línea de productos del Dr. Bell, que cuida tus pies, a la vez que elimina las dolencias podológicas.

Confía en Dr. Bell.

Especialista en el cuidado de tus pies.

Contenido producido originalmente por Sabio Marketing para  Dr.Bell

Read More »

¿Cuál es la causa de que se formen los callos y cómo tratarlos?

Los callos o helomas son engrosamientos o excesos de crecimiento de la piel que surgen como un mecanismo de protección de la misma piel para cuidarse de la fricción y la presión. Aunque no son graves, sí pueden resultar molestos y desagradables. Comúnmente, se forman en los dedos de los pies o de las manos, por lo que producen incomodidad, especialmente al momento de caminar, o pueden doler al tocarlos.

¿Cómo puedes reconocerlos? Los callos se manifiestan como una protuberancia o área de la piel que es gruesa, dura y elevada. Además, vienen acompañados por una cierta sensibilidad o molestia debajo de la piel que suele estar en condiciones secas o escamosas.

Causas de la formación de los callos:

Las causas son bastantes comunes, por lo que no son difíciles de identificar. Entre ellas están:

  • Utilizar calzados que no se ajusten bien a la forma del pie.
  • Tener un andar dificultoso o apoyar mal los pies al caminar.
  • Malformaciones en los huesos como la artrosis, los juanetes o tener el pie plano.
  • No llevar medias por lo que la piel tiene una mayor fricción.
  • Usar herramientas manuales sin protección, como pueden ser los guantes, por mucho tiempo.

¿Cómo tratar la formación de callos?

Lo importante para prevenir la formación de los callos es evitar la fricción o la presión. Según la causa que lo haya originado, se puede cambiar o encontrar un calzado que se adecúe a la forma de tus pies, utilizar plantillas o almohadillas, también manteniendo la piel hidratada se impide su dureza y resequedad.

Además, iniciando un tratamiento con Dr. Bell, tendrás un alivio inmediato del escozor, fisuras y descamación en el pie de atleta y en la zona de la ingle.

Su aplicación se realiza con un spray, por lo que su uso es sencillo, actuando directamente en la zona de formación del callo.

Confía en Dr. Bell.

Especialista en el cuidado de tus pies.

Contenido producido originalmente por Sabio Marketing para  Dr.Bell

Read More »